INAUGURACIÓN 

RUTA DE LOS LAVADEROS

El 29 del marzo más lluvioso del siglo, a las 10.30 de la mañana estaba planeado hacer la inauguración de la Ruta de los Lavaderos. Los días anteriores habíamos caminado por la zona y la situación no era precisamente la deseada, los caminos estaban llenos de barro, y cuando no, era porque habían dejado de ser caminos para convertirse en arroyos. Así que cuando llegamos a la plaza teníamos nuestras dudas, pero poco a poco se fueron disipando. 
A pesar de la pertinaz lluvia, allí estaban dispuestos a todo,  80 valientes a los que no les importó salir bajo la lluvia y sobre el barro. Fue un placer recibir también a senderistas de fuera de Berrocal , a los que hay que valorar su interés por nuestra ruta.  Fue una pena, pero comprensible, que muchos de los que habían confirmado  no se atrevieran al final a embarcarse en la aventura, esperamos que haya otras ocasiones para conocernos .
La primera parada fue en el panel informativo, y allí, bajo una no tan leve llovizna, el alcalde en ese momento, Javier, nos dirigió un breve discurso en el que nos explicaba cómo se había llegado a materializar la ruta.
Emprendimos camino y llegamos al primer lavadero, Fuente Merina, en el que Marta nos dirigió unas palabras sobre la construcción y el modo de funcionamiento de estas construcciones. Estos discursos se repitieron en otros puntos. Aquí estamos en el Lavadero de las Pozas, en Navahermosa.
Esta primera parte del trayecto, hasta el Lavadero de las Pozas el camino estaba en unas condiciones aceptables, pero la situación empeoró desde Navahermosa hasta el lugar donde se iniciaba la ascensión al Mirón. Este camino es en realidad el canal de desagüe del arroyo Nuncal, que aunque la mayor parte del año está seco, no lo estaba en esta ocasión.  Tuvimos que saltar paredes y atravesar prados para no bañarnos, lo que aportó a la marcha un toque de aventura.
Sin embargo todas las calamidades a las que fuimos sometidos se compensaron ampliamente, verdes prados, arroyos rebosantes de agua, paisajes espectaculares... y para muestra un botón.
Al llegar al Mirón, visitamos el castillo, Marta nos contó datos interesantes sobre el emplazamiento, tanto históricos como geológicos. En el Mirón además de visitar la iglesia tuvimos tiempo para tomar un tentempié.
Ya de bajada visitamos el lavadero de los Caños, atravesamos Valdemolinos y llegamos al lavadero del Pilón, donde Marisa agradeció a los socios y patrocinadores su colaboración, pues sin ellos no hubiera sido posible que se realizara la homologación de la ruta.
Atravesamos la zona conocida como "El Valle" que va desde el castillo de El Mirón hacia el lavadero del mismo nombre.
Una vez en la plaza asistimos a la llegada triunfal de la paella, una gran paellera dispuesta en un remolque y rodeada de niñas. A pesar de que durante gran parte del camino nos había llovido, el tiempo fue compasivo y pudimos dar cuenta de la paella sentados en la plaza, como si de una aldea gala se tratara.

 

¡Y ya estamos pensando en la próxima!

Ayuntamiento de Santa María del Berrocal

Club Berrocaminos

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now