DESCRIPCIÓN DETALLADA

PCR-AV 11 "RUTA DEL RÍO CORNEJA Y HOCINO"

TRAMO 1.- SANTA MARÍA DEL BERROCAL – RIBERA DEL CORNEJA

 

La ruta tiene su inicio a la entrada de Santa María del Berrocal, enfrente al Monumento a Los Pañeros, cuando se llega al pueblo por la carretera AV-104 desde Piedrahita. En este lugar se instalará un panel informativo en el que se expondrá la información requerida por la FDMESCYL.
Seguidamente se desciende por un camino flanqueado de campos de cultivo donde el caminante puede contemplar en todo su esplendor el amplio valle en artesa excavado por el río Corneja.
Parte de la ruta discurre paralela al arroyo Herrero, y cruza la carretera AV-104. En este lugar se instalará un indicador de doble dirección. La ruta continúa descendiendo hacia el cauce del río.
Antes de entrar en San Bartolomé de Corneja, el sendero se desvía del camino y toma otro a su derecha, en este lugar se procederá a la instalación de un indicador doble de dirección. Se sigue por la vía pecuaria conocida como “La Calzada” o “Camino de Choriceros”, camino del que hablaremos más adelante.
Lindando con la calzada está el “Charco de los Tejeros” un humedal de gran belleza y riqueza ornitológica. El lugar será señalado con un indicador de posición. En el “charco” es frecuente disfrutar de la contemplación de todo tipo de aves: garzas, cigüeñas, ánades reales, avefrías, águilas blancas… La zona húmeda propicia el crecimiento de la vegetación hidrófila por lo que la balsa de agua está rodeada de bardas, juncos, eneas y chopos centenarios. La laguna debe su nombre y origen a la extracción de arcillas empleadas en la fabricación de tejas y adobes. La extracción de materiales por debajo del nivel freático generó una depresión que se rellenó con agua. Después de años en los que la extracción ha cesado, aproximadamente desde los años 50, la naturaleza está siguiendo su curso, y la laguna ahora se está colmatando.
El sendero continúa por La Calzada y la abandona para dirigirse a la izquierda a encontrarse con el cauce del río. A medida que nos acercamos el ambiente va gozando de una mayor humedad y la presencia de vegetación arbórea se incrementa considerablemente.
Durante unos dos kilómetros la ruta discurre paralela al cauce del Corneja. Cuenta con el atractivo de estar bordeada por grandes árboles. En las zonas más alejadas del cauce nos encontramos con especies como el chopo negro, fresno y olmo, siendo más característicos del borde del río el aliso y la bardaguera. La zona cuenta con un denso sotobosque de majuelo, endrino, zarza  y rosal silvestre entre otras especies. Son innumerables las especies herbáceas, cabe destacar la presencia de densos rodetes de cicuta. La ribera del Corneja goza de un alto valor ecológico, es un espacio rico en diversidad que da cobijo a numerosas especies de vegetales, animales y hongos.
En donde la ruta se cruza con el camino de Hoyorredondo se colocará un indicador de doble dirección.
Al final del trayecto que discurre paralelo al cauce se observa una pequeña presa construida con grandes bloques de granito, aguas abajo de la cual se localiza una agradable playa. En este punto, la ruta se desvía hacia la derecha, desvío que se señalizará con su correspondiente indicador de doble dirección. Siguiendo la señal indicadora y alejándonos del curso del río llegamos a otro poste indicador, éste con tres direcciones. En este punto el camino continúa río abajo, pero el caminante, si lo desea, puede regresar a Santa María del Berrocal.

 

 

TRAMO 2.- RIBERA DEL CORNEJA – HOCINO – HUERTAS DEL VILLAR

 

La ruta continúa en dirección a la localidad del Villar. El trayecto que nos separa del pueblo discurre primero paralelo a una acequia, para luego llegar por un camino que atraviesa las fértiles huertas del Villar y algo alejado del cauce del río. Son abundantes las huertas con frutales, y también se observan norias, desgraciadamente en muchos casos abandonadas.
Un poco antes de llegar a la entrada del pueblo, la ruta vuelve a coincidir con el cauce del río. A esta altura se encuentra una pasadera de grandes bloques de granito que permite cruzar a la otra orilla del río, pero el sendero continúa sin tomarla, dirigiéndose hacia el Villar. En la pasadera se procederá a la instalación de un poste indicador de ubicación.
La entrada al pueblo es señalizada con un indicador de doble dirección. Se asciende para atravesar el pueblo y a la salida de éste, se colocará otra señal similar.
La ruta desciende para volver a encontrarse con el río. La zona más elevada y alejada del río, presenta una vegetación xerófita, más adaptada a la escasez de agua. Presentando una vegetación de tomillos, lavandas y otras especies aromáticas intercaladas entre las encinas. Cuando se llega a una bifurcación, se toma el camino de la izquierda.
Se continúa descendiendo hasta que se alcanza otra bifurcación, y se toma la senda que sale a la izquierda.
Cuando el camino alcanza el río se encuentra con una agradable playa de arena, en esta zona el cauce se extiende por una amplia superficie, situándose la otra orilla a gran distancia.
La ruta sigue paralela al río siguiendo en dirección aguas abajo. El paisaje se torna más húmedo, dominan las bardas, chopos, las genistas y es fácil reconocer distintas especies de helechos. El camino llega al “Puente de la Fonseca” un puente romano que se encuentra en perfecto estado. El puente se apoya en una gran roca por su parte central y maravilla lo simple y acertado de su diseño. El puente se señalizará con un indicador de posición.
En esta zona la ruta vuelve sobre sus pasos dirigiéndose al pueblo, pero recomendamos encarecidamente al caminante que se dirija el Hocino. Antes de llegar a este lugar se puede detener en alguno de los molinos que salpican la zona, las construcciones están en ruinas, lo que no deja de darle cierto encanto al lugar. 
El paraje conocido como El Hocino contiene un atractivo singular. Lugar que se señalizará con un indicador de ubicación. En esta zona el río Corneja desaparece. Se esconde entre grandes bloques de granito y discurre por debajo de ellos. Avanzando unos cien metros se llega al lugar dónde el río brota de nuevo.
La causa de esta sorprendente formación geológica podría haber sido un terremoto, ocurrido hace unos millones de años, que hubiera provocado un desprendimiento de rocas, las cuales se habrían depositado en el fondo del valle dejando huecos suficientemente grandes como para que el río discurriera por debajo de ellas.
Se vuelve al Puente de la Fonseca y de allí se recorre el camino en sentido inverso, ascendiendo hasta alcanzar la localidad del Villar, atravesándola, llegando a la pasadera, zona de huertas y cuando se llega al indicador de triple dirección se toma la ruta que conduce a Santa María del Berrocal.

 

 

TRAMO 3.- HUERTAS DEL VILLAR – SANTA MARÍA DEL BERROCAL

 

Al llegar al poste indicador con tres direcciones se continúa por el camino que se dirige hacia el norte, en dirección a Santa María del Berrocal.
Al llegar a “La calzada”, nos desviamos a la derecha para tomar la citada vía.
“La calzada” o “Camino de choriceros” formaba parte, en los siglos XIV y XV, de la red pecuaria de cañadas castellanas. Era un camino utilizado por la ganadería trashumante para acceder a los pastos de Extremadura, el ganado pasaba el verano en nuestro valle e iba durante los meses crudos de invierno a los valles del Jerte, Tietar y a la comarca de la Vera. Parece ser una costumbre practicada ya por los vetones.
Con el paso del tiempo su uso fue cambiando, y ya a finales del siglo XVIII se utilizaba como vía para el transporte de productos de chacinería. Los choriceros bajaban por esta vía, que permitía y permite el paso de carruajes, desde Candelario y otros pueblos de la sierra de Béjar, hasta Madrid, en dónde surtían a la corte borbónica.
Estas tierras fueron testigo del paso del Emperador Carlos V en su último viaje a Yuste, en 1556. Carlos V después de abdicar en favor de su hijo Felipe II se dirige a su retiro en el Monasterio de Yuste y en ese viaje pernocta en las localidades de Gallegos de Solmirón y Barco de Ávila.
La ruta abandona La Calzada tomando el camino de Hoyorredondo a la izquierda, en dirección a Santa María del Berrocal. En este tramo nos encontramos con un ligero ascenso que nos lleva al pueblo.
En la explanada situada en la entrada del pueblo se procederá a la instalación de un indicador de doble dirección. Esta señal nos dirigirá al Monumento a los Pañeros, punto de partida de la ruta.

Ayuntamiento de Santa María del Berrocal

Club Berrocaminos

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now